Nuestro Blog

Conócenos

5 MITOS ALIMENTARIOS

A lo largo de los años se han ido generando mitos alimentarios entorno a productos, alimentos o incluso tipos de dietas.

Por ello en esta entrada vamos a desmentir 5 mitos alimentarios, y además te explicaremos las razones por las cuales no son ciertos.

1. EL HUEVO TIENE COLESTEROL Y NO HAY QUE COMERLOS EN EXCESO

Muchas personas tienen interiorizado que el huevo tiene una gran cantidad de lípidos por lo que un exceso de éste sería perjudicial para la salud y aumentaría significativamente el colesterol y los triglicéridos sanguíneos. Sin embargo, muchos estudios respaldan que esto es totalmente falso.

Su consumo no se puede asociar a un mayor riesgo para la salud, ya que desde el punto de vista nutricional reúnen nutrientes esenciales. Estos nutrientes son grasas, minerales, vitaminas y proteínas esenciales para el organismo, además de ser un producto saciante. La yema del huevo contiene principalmente minerales, lípidos (su calidad depende de la gallina) y vitaminas, mientras que la clara contiene principalmente proteínas. Comer 2 huevos al día suple el 30% de las necesidades de vitaminas de un adulto medio. Además, los lípidos del huevo son difícilmente asimilados como colesterol sanguíneo LDL (conocido como colesterol malo) por lo que no hay riesgo para la salud. Es importante destacar el papel de la proteína ovoalbúmina del huevo, ya que ésta se considera como la ‘proteína patrón’ debido a que tiene todos los aminoácidos esenciales.

2. LA FRUTA POR LA NOCHE ENGORDA Bien es sabido que la fruta tiene gran cantidad de azúcar, pero no es así literalmente. La fruta es rica en azúcares como glucosa o fructosa que se encuentran ligados a fibra insoluble (no se difiere), por lo que el cuerpo elimina ese “azúcar” junto con esta fibra. El problema sería si en vez de fruta entera tomásemos zumo de fruta, ya que, al pasarlo a zumo, se pierde esta fibra insoluble y por tanto quedaría el azúcar en forma libre fácilmente asimilable, con lo que sí que podría haber más posibilidad de que se almacenara en forma de tejido graso. Además, hay beneficios en ingerir fruta por la noche, ya que el consumo de frutas como sandía o melón hidratan de manera considerable al tener un alto contenido en agua. Sí que sería recomendable optar por frutas con un índice calórico menor como la manzana o pera y evitar cítricos por la noche para descansar mejor.

3. AL ZUMO DE NARANJA SE LE VAN LAS VITAMINAS

Este es otro de los mitos alimentarios más famosos. Este mito es totalmente falso. Algunos estudios indicaban que la vitamina C se oxidaba pasando a otro compuesto pero que una vez ingerido por el organismo pasaba a ser nuevamente a la forma activa de vitamina C fácilmente asimilable por el cuerpo. En cambio, en estudios más recientes se ha podido demostrar que la vitamina C se conserva perfectamente en el zumo hasta 12 horas por lo que el zumo no perdería sus propiedades inmediatamente. Se ha llegado a concluir que para la pérdida de esta vitamina hidrosoluble habría que calentar el zumo hasta los 100ºC por lo que al dejar el zumo de naranja a temperatura ambiente no se le “irían las vitaminas”.

4. «LOS PRODUCTOS CONGELADOS PIERDEN CALIDAD» Hay personas que optan por productos frescos porque piensan que conservan mejor los nutrientes que comparándolo congelado, pero nada más lejos de la realidad. Los productos congelados suelen sufrir un proceso de ultracongelación, los cuales están diseñados para que los productos no pierdan todas sus propiedades. En cambio, un producto fresco puede sufrir un mayor deterioro de las características sensoriales. Además, los productos ultracongelados suelen tener procedencia más local en comparación con los productos frescos que pueden provenir de distintos lugares y, por tanto, su manipulación es mayor. Al tener los productos frescos más manipulación, el riesgo de contaminación cruzada es mayor y hay que tener especial cuidado para evitar toxiinfecciones alimentarias

5. LAS DIETAS VEGETARIANAS NO SON SALUDABLES

Si bien es cierto que hay ciertas patologías que te impiden seguir una dieta vegetariana estricta y en las que es necesario el consumo de carne, por normal general las dietas vegetarianas son una opción de dieta bastante saludable y las cuáles no tienen por qué suponer un problema para la salud. Si se hacen buenas combinaciones de aminoácidos, como por ejemplo mezclar legumbres (deficientes en metionina) con cereales como el arroz (deficientes en lisina), tendrías un aporte óptimo de proteínas sin necesidad de recurrir a las proteínas de origen animal. El único inconveniente de este tipo de dieta de origen vegetal es que es deficitaria en vitamina B12 (cianocobalamina) ya que es un tipo de vitamina de origen bacteriano y presente en el mundo animal. Esto tiene fácil solución si se suplementa debidamente. De esta forma sería una alimentación totalmente saludable.