Nuestro Blog

Conócenos

Prevenir y curar los dolores cervicales con pilates

 

El dolor cervical afecta a un elevado número de personas. De hecho, estas molestias son las responsables de muchas bajas laborales y de la disminución del rendimiento laboral y académico. 

La escasa actividad física y la falta de higiene postural (especialmente debido al desconocimiento) están detrás de este tipo de dolencias. 

 

Tenemos que ser conscientes de la importancia que tiene llevar una vida saludable, evitar el estrés y el sedentarismo, mantener una buena alimentación y realizar ejercicio.

 

Los ejercicios de Pilates, son excelentes para el fortalecimiento de los músculos de la zona cervical. Con el tiempo, esto ayuda a reducir la tensión del cuello y los hombros. Esto a su vez previene los dolores cervicales, no solo por el fortalecimiento postural, sino también por el cambio de hábitos posturales.

 

Sistema inmunológico fuerte.

 

 

Fortalecer mis defensas para mantenerme en forma.

La protección contra las olas de frío comienza con un buen sistema inmunológico. Ten en cuenta que la fatiga y el estrés nos hacen más vulnerables a los ataques del invierno. Un estilo de vida saludable con un sueño de calidad, una actividad física regular y una dieta variada y equilibrada suelen ser la clave de unas defensas inmunitarias eficaces. Llénate de vitaminas y minerales y recuerda también lavarte las manos  regularmente con agua y jabón para deshacerte de todos los gérmenes y bacterias.

 

La equinácena es una planta medicinal perteneciente a la familia de las margaritas, muy recomendada y muy utilizada para aumentar las defensas y aliviar dolores e infecciones. Al poseer propiedades antibióticas, antivíricas, antiinflamatorias y antipiréticas, esta planta se utiliza como tratamiento para infecciones en las vías respiratorias, en la boca y para resfriados comunes que pueden o no incluir fiebre. 

 

 

Alimentos que fortalecen nuestro sistema inmunitario

 

  • Espinacas o brócoli

  • Jengibre

  • Ajo

  • Yogur o kéfir

  • Limón

  • Naranja o mandarina

  • Miel

  • Cúrcuma

  • Arándanos 

 

 

 

Por María del mar García, técnico de Lowfit Dos Hermanas, profesora de yoga, pilates y Naturópata