Nuestro Blog

Conócenos

La importancia de: Masa muscular y COVID-19

En el marco de un estudio a cargo de investigadores de la Universidad de São Paulo (USP), en Brasil, se preguntaron si la fuerza muscular tenía relación directa con la gravedad de la enfermedad. 

Se detectó que en las personas que poseían más fuerza y más masa muscular tendían a permanecer menos tiempo hospitalizadas.

Con esto se pudo demostrar que los pacientes con mayor fuerza (mayor masa muscular), estuvieron mucho menos tiempo en el hospital, independientemente de su edad, sexo u otras patologías.

Hay pruebas irrefutables de la función beneficiosa del ejercicio físico en la prevención de enfermedades, como tratamiento coadyuvante en patologías crónicas y en el bienestar psicológico. Además, el ejercicio también podría tener un efecto protector en el sistema inmunitario, cuyo estado óptimo es crucial para responder de un modo apropiado a la amenaza de la COVID-19.

El entrenamiento de fuerza sirve para mucho más que ser fuerte o lucir un cuerpo musculado y con curvas. Entre los principales beneficios destacan la reducción de grasa corporal, cuyo exceso puede derivar en obesidad, o el menor riesgo de padecer diabetes tipo II, según un estudio de la American Diabetes Association, ya que este tipo de entrenamiento disminuye la glucosa en sangre. Ambas patologías pueden provocar que la COVID-19 nos afecte de manera grave, por lo que es importante tratar de prevenirlas.

El entrenamiento de fuerza no es sólo recomendado para el hombre, hoy en día cada vez más mujeres lo llevan a cabo en los centros deportivos. Para ellas el entrenamiento de fuerza se convierte en uno de los mejores aliados para prevenir la temible osteoporosis, ya que se produce una pérdida de la densidad ósea de manera significativa, especialmente al llegar a la premenopausia. Otro de los beneficios es evitar la sarcopenia, es decir, “la progresiva disminución de la masa muscular que acompaña con el paso de los años y que puede provocar la falta de movilidad, pérdida de fuerza, discapacidad física y peor calidad de vida”.

Por esto, el entrenamiento de fuerza es una de las mejores estrategias de prevención y también es un excelente aliado como parte del tratamiento.
En definitiva, este tipo de entrenamiento unido a una buena estrategia dietética, son pilares básicos para tu calidad de vida y que esta se prolongue a lo largo de los años.

 

REFERENCIAS:
https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0253433
https://agencia.fapesp.br/covid-19-la-fuerza-y-la-masa-muscular-pueden-ayudar-a-prever-el-tiempo-de-internacion/35798/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7358585/

 

 

CARMELO MARQUEZ FLORES
TÉCNICO SUPERIOR TAFAD,
MONITOR MULTIDISCIPLINAR DE ACTIVIDADES DIRIGIDAS
Y ENTRENAMIENTO PERSONAL