Nuestro Blog

Conócenos

Hola Septiembre, Hola rutina

Para crear una rutina en nuestra mente, cuerpo y en general, en nuestra vida diaria, está comprobado que se necesita 21 días para crearnos una rutina y adaptarnos a ella

HABLEMOS DE ENTRENAMIENTO El ejercicio será tu mejor aliado para retomar tu rutina diaria o para emprender un nuevo camino, en el que llegas para quedarte.
Aquí te dejamos unos tips para que vuelvas con más ganas que nunca:

  • Organización:
    Organiza tu semana o tu mes, planifícate en función de tu trabajo, estudios u objetivos. Elige bien el tramo horario en el que realizar ejercicio.
    Una de las claves del éxito es una buena planificación, saber qué hacer y cómo distribuir tu
    tiempo.
  • Planificación:
    Planifica tu rutina de entrenamiento, no vallas a lo loco, ni quieras entrenar todos los músculos en un solo día.
    Si ves un orden y una coherencia en lo que haces, se te harás más fácil.
  • Márcate objetivos:
    Si te marcas objetivos es más difícil salirse del camino.
    Enfócate en el objetivo que quieres llegar y ve a por él. Dda igual el tiempo que te lleve, a veces es más divertido el proceso que la meta. No tengas prisa y sé constante.
  • Paso a paso:
    Si te has llevado todas las vacaciones o unas semanas sin entrenar, no deberías retomar el entrenamiento con la misma intensidad, sino volver a construir un hábito de entrenamiento.
    Durante los primeros días no te exijas mucho, tu musculatura y articulaciones necesitan regresar de manera progresiva. Respeta los límites de tu cuerpo.

HABLEMOS DE NUTRICIÓN.

El error más común es caer en extremismos;  suele pasar que queremos perder esos kilos de más y esas retenciones que hemos ido ganando a lo largo de estos meses de verano, y si aplicamos un  poco de sentido común, no es factible solucionar malos hábitos de 3 meses en 1 semana.
Por lo tanto, tenemos que ir paso a paso, aquí te dejo algún tip que te puede ayudar:

  1. Empieza la vuelta a la normalidad con el carrito de la compra, haz una compra saludable, por el simple hecho que si ese alimento procesado, o que no es beneficioso para tus objetivos no lo tienes en casa no te lo puedes comer.
  2. Inicia este proceso con una dieta normocalórica, que combinada con el inicio del ejercicio le permitirá a tu cuerpo iniciar un proceso de recomposición corporal.
  3. Llena tus comidas con vegetales. De este modo maximizarás la sensación de saciedad y podrás controlar mejor el aporte calórico diario.
  4. No te obsesiones con el peso, una imagen dice más que mil palabras, por lo tanto, opta por medir tu progreso mediante mediciones de tus entornos corporales, cómo te sienta la ropa o cómo te ves en el espejo.
  5. Una vez pasen un par de semanas, tocará adaptar la dieta a tu nuevo objetivo.

Alba Pérez Godoy – Entrenadora Personal /
Jeremy Romero Molina – Dietista